Saturday, December 30, 2017

LA ANSIEDAD EN LOS TEODEPENDIENTES.



Ser (teodependiente) y pensar (en dios) son una y la misma cosa.

La ansiedad es un pre-sentimiento de la ocurrencia inesperada e inexplicable de “algo” y nos produce una sensación de aguda inquietud y desasosiego, llegando al extremo de crear angustia en una persona y mantenerla enclaustrada en el miedo a enloquecer o deprimirse (existencia sin propósito) y a la inminente muerte (no-ser).
La ansiedad no es el miedo, ya que el miedo puede ser objetivado, es decir referido a un objeto exterior y la persona puede verlo, sin embargo, la ansiedad no puede ser objetivada, la ansiedad no tiene un objeto claro y definido como el miedo. La ansiedad y el miedo no pueden ser separadas porque el miedo tiene su raíz en la ansiedad y son inmanentes una de otra. El detonador del miedo es la ansiedad y la ansiedad lucha a través del miedo (como objeto).  Por lo anterior la ansiedad tiene como “objeto” a la NADA y cuando uno está ansioso, según M. Heidegger, se encara a la parte inherente de la nada de nuestra existencia, es decir al no-ser, a lo que queda después de la muerte independientemente de las imágenes especulativas (paraíso, infierno, salvación, renacimiento, trasmigración, reencarnación, etc.) con las que uno quiera llenar ese no-ser.
Lo desconocido, lo inevitable y lo impredecible forman parte del mundo y de la vida, convirtiéndose frecuentemente en las fuentes de mayor ansiedad. Esta ansiedad se encara de dos formas: el afrontamiento con VALOR (coraje) como lo hacen los ateos o la huida o evasión de los teodependientes, construyendo mundos imaginarios (paraísos, infiernos, etc.) con seres fantásticos (dioses, demonios, ángeles, etc..) los cuales les permitirán refugiarse de la realidad que los agobia.
Como ATEO que soy, entiendo, reconozco y acepto que los dioses SI EXISTEN y además son REALES, aunque solo en la mente de los teodependientes, pero ¿Por qué es tan difícil para un teodependiente aceptar que su dios solo existe en su mente?
¿Acaso los llevaría a una profunda ansiedad existencial y en consecuencia a la muerte por depresión o suicidio?
¿Ustedes que piensan?
Post a Comment